jueves, 20 de febrero de 2014

X Jornadas de CulturaClasica.com

Después de un tiempo inactivos... ¡¡¡ Volvemos a las andadas !!!

Y retomamos nuestro blog informando sobre las X Jornadas de CulturaClasica.com que se celebrarán en Málaga el próximo mes de mayo, entre los días 9 a 11.



El programa de las Jornadas es el siguiente ( lo podéis ver también en la siguiente página
 http://www.congresoestudiosclasicosmalaga.es/x-jornadas-culturaclasica/ )




El programa de actividades es muy rico en contenidos y muy atractivo, dada la amplitud de intereses que concitan los Estudios Clásicos. Desde la página web de las Jornadas nos animan a todos los interesados a que participemos también en el Congreso que se llevará a cabo esa misma semana. Aquí os dejamos el link para poder inscribiros



miércoles, 14 de noviembre de 2012

sábado, 7 de julio de 2012

Romanorum Vita en Gijón - Una historia de Roma (Fundación "La Caixa")

A partir del día 5 de Julio y hasta el próximo 22 de agosto, la exposición Romanorum Vita podrá visitarse en los Jardines del Náutico de la ciudad asturiana de Gijón.
Allí se ha instalado la carpa que alberga la reconstrucción de las calles y de una domus de una antigua ciudad romana, con sonidos y olores incluidos.
Romanorum Vita abrirá sus puertas en Gijón todos los días (también los festivos) de 11 a 14 y de 17 a 22 horas. La muestra es accesible para personas con discapacidad física ya que cuenta con audiodescripciones y está disponible en braille.
En el blog de la exposición encontraréis el catálogo y podréis disfrutar de una visita virtual por la misma. Romanorum Vita estará en Gijón hasta finales de agosto y después se trasladará primero a Sevilla y, posteriormente, a Mérida.


Hoy nos vamos nosotros a conocerlo!!! 

¡¡¡ESPERAMOS QUE OS GUSTE A TODOS!!!

A continuación os dejamos un enlace del artículo de 20 minútos sobre la exposición:

domingo, 24 de junio de 2012

¡Un bizcocho para los más aventureros!






Aprovechamos este exquisito manjar para explicar el origen de la palabra "bizcocho" y efectivamente... viene del latín bis- coctus que quiere decir "cocido dos veces". Y es que nos encanta encontrar ese origen Griego o Romano de todo aquello que nos rodea!!!!

domingo, 17 de junio de 2012

Memorias de Grecia para ser leídas en el ascensor (Artículo de Antonio Rico en La Nueva España)


La mirada humanista del profesor asturiano Pedro Olalla sobre la historia de un país acosado por la coyuntura económica

 

 

    Hace siglos que sabemos que la Tierra no permanece quieta en el centro del universo suspendida de la nada, pero nos está costando entender que Europa no permanece quieta en el centro de la crisis suspendida de los mercados. Y quien dice Europa dice Grecia. ¿Por qué Grecia? Ya no tenemos con nosotros a la gran helenista Jacqueline de Romilly para contestar a esta pregunta, y casi todos los helenistas han sido barridos del mapa de Europa por los mercados, la prima de riesgo, las agencias de calificación, la deuda soberana y toda esa metafísica financiera con la que algunos justifican la estafa de la crisis. Los nuevos sabios de la economía nos piden sacrificios y sentido común, pero no fue el sentido común lo que hizo grande a Aquiles. ¿Por qué Aquiles? ¿Por qué Homero, Platón, Aristóteles, Alejandro Magno? ¿Por qué Grecia, si sus templos están en ruinas? ¿Por qué interesarse por la historia, si el presente es urgente y el pasado es sólo importante? El helenista (sí, helenista), escritor, profesor, traductor, fotógrafo y cineasta Pedro Olalla (Oviedo, 1966) ha escrito un libro urgente sobre la historia de Grecia que arrojará luz sobre nuestro importante presente porque, como dice el escritor asturiano y embajador del helenismo, el fin de la historia es mejorar el mundo y, además, ya es hora de que alguien nos ayude a responder a la pregunta «¿Por qué Grecia?».

    Historia menor de Grecia no es novela histórica y no es historia novelada. Tampoco es un ensayo histórico ni, mucho menos, historia ensayada. No es un manual de historia de Grecia para eruditos, ni alta divulgación para iniciados, ni siquiera una introducción al mundo griego especialmente indicada para todos aquellos que creen que Grecia es un país con algo de historia, un poco de presente y ningún futuro. Pedro Olalla podría haber escrito una novela histórica, una historia novelada, un ensayo histórico, una historia ensayada, un manual universitario, un libro de alta divulgación o un texto divulgativo para uso de alemanes abducidos por la metafísica de la crisis, pero ha preferido ofrecernos, como dice el sugerente subtítulo de Historia menor de Grecia, una mirada humanista sobre la agitada historia de los griegos.

    En la bellísima introducción (cuatro páginas que nuestros políticos deberían leer antes de sacar la tijera), Pedro Olalla dice que todo lo que se cuenta en Historia menor de Grecia ha sucedido, y si no ha sucedido así, al menos influyó en la historia posterior como si así hubiera sido, lo cual es asimismo una forma de suceder. Como Memorias de Adriano, las maravillosas memorias ficticias del emperador romano escritas por Marguerite Yourcenar, una obra meticulosamente documentada que ofrece una visión verosímil y profunda del pensamiento y de la obra de Adriano, Historia menor de Grecia es una delicia literaria con un contenido rigurosamente histórico. Así pues, Pedro Olalla ofrece al lector unas «Memorias de Grecia» que no se limitan a diseccionar con precisión de cirujano y exactitud de poeta a grandes personajes de la historia de Grecia como Homero o Pericles (que también), sino que nos llevan a Alejandría con Demetrio de Falero (295 a. C.), a Roma con los filósofos Carnéades, Diógenes y Critolao (155 a. C.), al puerto de Esmirna con Ignacio de Antioquía (107), a Adrianópolis con Roger de Flor y los principales caballeros de la Compañía Catalana (1305) y, por supuesto, a Atenas, aunque sea la Atenas ocupada por los turcos y acosada por la artillería del veneciano Morosini (1687). ¿Por qué todo esto no forma parte de la historia «mayor» de Grecia, sino sólo de la «menor»? ¿Acaso porque no son grandes hechos, como apunta Pedro Olalla, y no aparecen en los libros de texto? Concedámoslo. Pero sí concedemos también que los hechos «menores» que forman Historia menor de Grecia muestran la grandeza, la vileza o la contradicción de la condición humana mejor de lo que haría un manual con los «grandes éxitos» de los griegos.

    Los 126 capítulos de Historia menor de Grecia abarcan desde las costas de Jonia oriental, en el mar Egeo, en torno al 750 a. C. (un aedo se propone componer un poema sustentado en la escritura en vez de en la memoria), hasta la isla de Ischia, la antigua Pitecusa, en Italia, en 1955 (Giorgio Buchner recompone una copa de barro hallada en la tumba de un muchacho fenicio). Son capítulos cortos y, a veces, muy cortos que se pueden leer en el ascensor o en la parada del autobús. Son capítulos bellos y, casi siempre, muy bellos que se deberían leer después de ver el telediario o escuchar una rueda de prensa de Mourinho. Página a página, vuelven a la vida filósofos como Anaxágoras, a punto de partir para Lámpsaco después de ser condenado por impiedad en Atenas (433 a. C.), o como Aristóteles, que se pregunta en el Ninfeo de Mieza, Macedonia (339 a. C.), si habrá conseguido despertar en el alma del joven Alejandro y de sus amigos el asombro y el cuestionamiento. Capítulo a capítulo, nos acercamos a Eratóstenes de Cirene, que se propone calcular el tamaño de la Tierra (230 a. C.), escuchamos las reflexiones de Filón de Alejandría (40), sufrimos con la ruina de Atenas tras ser destruida por los hérulos (267), acompañamos a Juliano el Apóstata en un sueño imposible (361), espiamos a Teodosio cuando dicta al escriba el edicto en el que desea que todas las gentes gobernadas por él profesen la religión que el divino apóstol Pedro dio a los romanos (380), entendemos por qué el Papa Gregorio revoca el decreto de nulidad sobre el bautismo de los griegos, de forma que el bautismo ortodoxo se considera nuevamente válido (1235), y hasta saboreamos la almástiga de Quíos, un líquido con virtudes medicinales que mana de los árboles. Página a página, capítulo a capítulo, la historia menor de Grecia se hace mayor.

    El filósofo pitagórico Parón decía que en el tiempo se engendra el olvido y proclamó al tiempo rey de la ignorancia. Pedro Olalla ha escrito Historia menor de Grecia precisamente para destronar al tiempo como rey de la ignorancia y proclamar al tiempo como maestro de la vida. El tiempo, la historia, nos habla de la fragilidad de la civilización y de lo efímero de sus conquistas, que han de ser defendidas día a día. En todo momento, sobre todo después del telediario y de las ruedas de prensa de Mourinho. Y en todos los lugares, incluidos el ascensor y la parada del autobús.

 

Ir al artículo en La Nueva España

 

 

martes, 12 de junio de 2012

Nach (Mil Vidas) La Historia con otros ojos...

Aquí os dejamos una preciosa y dificil canción que nos hace ver la historia desde 
otra perspectiva. El cantante se llama Nach y esta Licenciado en Sociología 
por la Universidad de Alicante. En ella hace un recorrido a lo largo
de la historia de una forma curiosa.
Ideal para trabajar en clase con los alumnos y plantear la siguiente pregunta...
¿Qué época de la antigüedad echamos en falta?
(¡¡Pregunta para los "Clásicos"!!)

(A continuación tenéis la canción y la letra)
 
 


 
 
 
Toda una vida es poco para un hombre,
la tierra me entregó un cuando y un donde
atrapado ahora en esta era insomne,
quiero vivir más vidas que la que me corresponde,
viajar a los paisajes que toda memoria esconde.

Verme al principio de los tiempos sin autoconciencia,
homo sapiens cuya ciencia es la supervivencia
con la piel en carne viva mi paciencia doma el fuego
Madre Tierra da la esencia que alimenta luego.

Habitar el Nilo antes de Jesucristo,
ser escriba del antiguo Egipto
ver que existo y aun resisto junto a Keops mi faraón,
saber que es dueño de los sueños que poseo y de mi razón.

Civilización en gracia como Grecia
sentir en vivo la pasión de Platón cosmovisión.
Desde el Partenón su herencia
entre columnas corintias sus lecciones limpian mi conciencia y son

Luz para el corazón, luz para la historia
luz como magnolias en Mongolia
sentirme un samurai, con sed de gloria
defender mi Imperio, conquistando como único medio para hacer historia

//Estribillo// x2
Mil Vidas, quisiera vivirlas todas, una sola es poco y yo choco entre las olas
del tiempo, horas yendo a la deriba
 por qué solo una época, por qué sólo una perspectiva.


Las olas del tiempo llegan al Renacimiento
allí Leonardo me anticipa un nuevo invento
me siento junto a Copérnico en un mundo esférico y metálico
mientras la Inquisición sigue mis pasos sin aliento.

Viena mil setecientos, ciudad llena de cultura
palpo la hermosura de un lugar lejano
gozar al rozar a Mozart verle tocar
y acariciar la eternidad entre sus notas de piano

Sinfonía en armonía
querer vivir las vidas que no fueron mías no es absurdo
como entrar al palacio de un zar en San Petersburgo
y gritar (Revolución) para cambiar el mundo

y mientras cambia yo lo observo
pueblos invaden, pueblos siglos y derrotas, civilizaciones rotas
verme al lado de Toro Sentado, ser un chaman
meditando iluminado entre los prados de Dakota

y brota en mis manos magia, cura del hombre blanco
y la locura que contagia y así el futuro se presagia
mientras el sol desde su trono vigila y dicta
el ser humano es solo un parpadeo de todo lo que ha visto

"Ven a chocar en las olas del tiempo, milenios que se funden
 en un solo momento, quiero vivir mil vidas."

//Estribillo// x2
Mil Vidas, quisiera vivirlas todas, una sola es poco y yo choco entre las olas
del tiempo, horas yendo a la deriba 
por qué sólo una época, por qué sólo una perspectiva.
 
 Chicago años veinte visto gabardina, zapatos de charol
siento el descontrol mirando en cada esquina
la Ley Seca se impone yo acudo a un cabaret
para olvidarme que la mafia de Al Capone se propone liquidarme

Viajar a Woodstock y desde el amancer yacer
entregado al amor libre y al placer
ver en concierto a Jimmy Hendrix, Janis Joplin y a Tim Hardin
colocao de LSD este es mi jardin mi camping

Mi libertad sin fin y allí me veo, buceo
entre los prados de la historia y su fortuna
quiero escapar junto con esta pluma de un presente que me abruma
estar en la pupila de Neil Amstrong al pisar la luna.

Ser un pantera negra, con mi puño en alto, pelo afro
sentarme con Rosa Parks atrás en aquel auto
aprender de Crazy Legs y de sus primeras firmas
fin de los setenta sur del Bronx no hay mas enigmas

que el deseo de vivir más vidas que una sola
Madrid, ochenta y tres, movida yo en la puerta del Roccola
fumandome un pitillo absorto
pensando que el camino que separa cuna y cementerio es corto

Mil vidas, allí donde quise estar, y todo lo que quise ver.